Leyendas e historias de la españa profunda, romantica, oculta y misteriosa.

bienvenidos a este nuevo blog, debo decir que es el primero que escribo, tengo un motivo por el cual he decidido crear este blog, soy escritora, amante de los libros, de la lectura, de las historias y leyendas, estoy intentando recopilar información sobre historias, leyendas, cuentos populares y demás relatos acerca de nuestra tierra, tengo como proyecto escribir un libro sobre nuestras leyendas y deseo que las personas que gusten escriban y compartan las historias que conozcan, ya sean breves relatos que han quedado en la memoria de las abuelas, rumores de los pueblos o cuentos populares que han sobrevivido al tiempo. No importa de que tema en particular sea, no tiene por que ser algo grande ya que a partir de un breve relato se puede investigar y dar paso a una gran historia que ha permanecido en el silencio de las gentes que lo vivieron hasta el instante en el que se difunda en este blog, agradezco a todo aquel que invierta un espacio de su tiempo en compartir su historia o leyenda y a todo aquel dispuesto a leerla. Sin mas dilación solo queda decir que espero que consigamos un gran numero de relatos para aunque sea difundido a través de este medio moderno que es internet no se pierdan en las arenas del tiempo. S.N.L

lunes, 7 de marzo de 2011

El misterioso Hospital de Berta


En la Sierra de La Alfaguara cercana a Alfacar en Granada aún yacen los restos de lo que hace ochenta y ocho años fue un hospital de tuberculosos, En 1923 Berta Wihelmi emprendió un gran proyecto junto a dos médicos, pero para contar esta historia debemos remontarnos unos años atrás a la muerte de su hermano a causa de la tuberculosis, hecho que marcó su vida, hasta que a los sesenta y cinco años decidió invertir su fortuna familiar en ayudar a los demás construyendo un hospital para los enfermos de tuberculosis. Esta enfermedad era bastante desconocida pese a que eran muchos los que la padecían, así que emprendió su gran obra, en un recóndito lugar de la sierra de la Alfaguara, rodeado por un hermoso bosque construyó el hospital, ella sabía que no había una cura segura así que ofrecía algunos tratamientos y un remanso de paz para todos aquellos que tubieran dicha enfermedad, la naturaleza, la tranquilidad y el buen hacer de los que allí dedicaban su vida a los demás era suficiente para paliar al menos algunos efectos de esta terrible enfermedad. Durante la guerra el hospital estuvo activo, hasta que de la noche a la mañana surgió algo extraño y el hospital fue clausurado, obligando a los enfermos a desalojar el centro y desde entonces permanece abandonado. Cuenta la leyenda que Berta no pudo soportar por mas tiempo la ausencia de su hermano y se suicidó en una de las habitaciones del hospital posiblemente ahorcada, tras la desaparición de esta buena mujer nadie quiso continuar adelante con su labor y el hospital cerró para siempre. 
Desde entonces no han dejado de surgir historias acerca de almas errantes que vagan por los muros de lo que hace casi un siglo fue un lugar de esperanza. Y no son pocos los testimonios de personas que han visitado aquel lugar entre los que me encuentro yo misma, han comprobado como el mismo bosque intenta evitar que nadie llegue a aquel enclave y a sabiendas cuento parte de lo que yo y un grupo de personas vivimos el día que decidimos visitar el hospital de los tuberculosos, pasamos varias horas andando prácticamente en círculos pues cada vez que nos acercábamos al lugar algo hacía que no consiguiéramos llegar y según parecía no estábamos a mas de cinco minutos de las ruinas, extraños montículos de hierba verde en un suelo de otoño brotaban en algunos lugares, pequeños arriates con piñas perfectamente colocadas parecían mostrar el camino a seguir, árboles marcados entre otras muchas "cosas" extrañas nos encontramos en el camino y al llegar al fin dos inmensos árboles que resaltaban entre todos los del bosque permanecían a modo de entrada hacía quien sabe si no la unión entre el mundo de los vivos y el de las almas errantes. Recuerdo algo muy curioso que todos los que atravesamos aquella "entrada" sentimos, hacía bastante viento a nuestra llegada pero al pasar las "puertas" del hospital y atravesar entre aquellos enormes árboles el viento se cortaba, ni un ápice ni una brisa fuerte, tan solo paz y tranquilidad. Visitamos todo lo que queda del antiguo hospital y pasamos la noche bastante cerca de este, la lluvia nos tomó por sorpresa pero como unos valientes enfrentamos al frío y la lluvia y permanecimos toda la noche, cabe decir que no fue una noche tranquila pues las tiendas de campaña se inundaron y fuera de estas parecían escucharse personas corriendo sin cesar de un lado a otro, golpearon nuestras tiendas en varias ocasiones y puedo asegurar que allí no había más nadie, al menos nadie físico. Fuera de los muros del hospital alguien no quiere visitantes y nuestra curiosidad hace que nos enfrentemos a lo que pueda venir, pues el ser humano necesita vivir en su piel lo que muchos aseguran.                                                 S.N.L

Un Blog necesita comentarios para prosperar...

Un Blog necesita comentarios para prosperar...
Por Favor Deja tu Comentario...

La Luna de esta Misteriosa Noche